¿La conciliación es clave para atraer el talento?

Equipo de trabajo

Cada vez más se habla sobre si la conciliación es un factor clave para atraer el talento a una empresa. El debate está sobre la mesa, pero los datos nos dan una pista de la realidad. Según datos ofrecidos por el estudio Employer Branding de Randstad, “para el 55% de los profesionales encuestados en los 32 países, la conciliación es el segundo factor más importante a la hora de decantarse por un empleo”

Cada vez más son las personas que valoran el salario emocional que da una compañía. Pero primero, ¿qué es el salario emocional? Usamos este concepto para referirnos a aquellos beneficios no económicos que la empresa ofrece a sus colaboradores.

Hablamos de salario emocional para referirnos a políticas de conciliación, flexibilidad, formación, desarrollo profesional… Esta era una tendencia que veníamos viendo desde hace unos años, pero la pandemia lo ha puesto en valor. La llegada del Covid-19 ha supuesto un punto de inflexión. La crisis provocada por la pandemia ha resaltado la importancia del equilibrio entre las distintitas facetas de nuestra vida.

¿Por qué la conciliación es clave para atraer el talento?

Cuando la pandemia acabe esto no puede quedarse en papel mojado. Las organizaciones deben ser conscientes de este punto de no retorno. Deberán rediseñar las estrategias corporativas de tal manera que sean capaces de responder a las necesidades y expectativas de los colaboradores. Conocer estas cuestiones es algo primordial tanto para atraer el talento como para ‘seducirlo’ y que siga formando parte de nuestro equipo.

Las empresas deben centrarse en la calidad de su plantilla, en cómo se sienten. En definitiva, se debe trabajar en una cultura basada en las personas y en su bienestar. Como dice Roberto Martínez, director de Fundación Másfamilia, deben entender la conciliación como un tema de personas y de mejorar la calidad de vida. Y cuando hablamos de calidad de vida, es fundamental entender que cada persona es diferente.

“Para algunos, calidad de vida es poder entrenar su deporte favorito, para otros tener tiempo para estudiar, quien tenga un bebé, necesitará tiempo para estar con él y el que tenga un mayor dependiente, su mayor desafío es cuidar a esa persona. Por lo tanto, la conciliación es mucho más transversal de lo que creemos”.

Otras ventajas de la conciliación

Gestionar la conciliación en una compañía repercute de manera positiva. Así lo demuestran las más de 800 entidades efr que lo miden a través de indicadores. Hablar de los beneficios que aporta a la empresa un colaborador feliz y comprometido son muy amplias, pero podríamos destacar algunas: aumento de la productividad, incremento de la calidad del servicio…

Por otro lado, una disminución de la rotación de empleados, una mejora del clima laboral, una generación de positividad de los empleados a los clientes (si tienes una empresa centrada en el servicio) o el aumento del compromiso de los empleados con la empresa.

Necesidades diferentes de conciliar

La tercera edición del Barómetro de la Conciliación que elaboramos junto a Cepsa muestra como el estado de la conciliación en España ha experimentado una notable mejora. Ha mejorado 12 puntos respecto al nivel de partida en el año 2008.

En definitiva, la conciliación es uno de los tres factores más importantes para atraer y seducir al talento. El talento viaja, el talento se mueve, el talento elige. Con nuestras decisiones de querer quedarnos o no, movemos las empresas. Por ello, ante este reto se plantean dos tipos de actitudes. La pesimista, la que supone quedarse sentado mirando. O la positiva, la de trabajar y destacar. Tu entidad decide.

Desde Fundación Másfamilia podemos orientarte y darte apoyo en la materia. Contamos con más de 15 años de experiencia y nos respalda la confianza depositada por más de 800 empresas en todo el mundo. ¡Contacta con nuestro equipo!

Entrevista a María Sánchez, de Madres Cabreadas

Equipo de Madres cabreadas

Desde Fundación Másfamilia, alineados con el ODS17, creemos firmemente en la necesidad de establecer alianzas para lograr objetivos. Es necesario un trabajo conjunto para avanzar en materia de conciliación. Por ello hemos establecido una nueva alianza con Madres Cabreadas.

La dificultad para conciliar la vida personal, familiar y laboral fue lo que le llevó a María Sánchez a fundar la comunidad de Madres Cabreadas y hoy hablamos con ella en nuestro blog de la conciliación.

María, ¿cuál fue el origen de ‘Madres cabreadas’?

La idea de Madres Cabreadas surge espontáneamente de una situación familiar tan cotidiana como es el llegar a casa del trabajo agotada y tener que atender las tareas del hogar, los niños, los recados y mil cosas más que solemos hacer las madres cada día. No es nada nuevo, pero la sensación de no llegar a todo es algo bastante común en casi todas las madres, así que decidí que mis quejas abandonaran el ámbito privado de mi hogar para que el mundo me escuchara.

Así que los orígenes de Madres Cabreadas fueron un desahogo y una reivindicación necesarios para mi salud mental por las dificultades que encontramos las mujeres para conciliar la vida laboral y la familiar, a modo de Tweet al principio, para más adelante convertirse en un blog que dio lugar a una gran comunidad on line de madres que compartimos la lucha diaria para sacar adelante nuestro trabajo y nuestra familia en clave de ironía y humor. El Hashtag #meCabrea fue en los comienzos nuestra seña de identidad.

¿En qué momento pasó de ser “una protesta” como mencionas en vuestra web a una comunidad?

Creo que fue cuando nos convertimos en familia numerosa. Un embarazo complicado y una crianza intensa me invitaron a compartir la experiencia de la lactancia y la educación de mis hijos forjando así los lazos de una comunidad donde empezaron a surgir sinergias y apoyos entre familias compartiendo experiencias y consejos para ayudarnos y sostenernos unas a otras.

¿Quiénes forman parte de ‘Madres Cabreadas’?

Madres y, curiosamente también padres, de todo el mundo, ya que lo único que hace falta para pertenecer es cabrearse de vez en cuando y buscar la empatía y el sentido del humor de las demás para quitarle hierro al asunto y seguir adelante cuidando de nuestras familias.

La irrupción del Covid-19 visibilizó que la conciliación sigue siendo un reto para nuestra sociedad. ¿Por qué crees que la conciliación nunca ha sido una prioridad en la agenda política?

Porque no le han visto las orejas al lobo hasta ahora. Con la pandemia se ha visibilizado la importancia de los cuidados de menores y dependientes, y el papel crucial los hogares como núcleo seguro para la infancia y adolescencia, y soporte de la sociedad. Supongo que la conciliación real nunca se ha priorizado porque las familias lo hemos asumido de forma natural como una dura carga que llevamos como podemos, y que en la mayoría de ocasiones somos las mujeres las que renunciamos a nuestra carrera profesional o pagamos un alto precio en salud física y desgaste psíquico para sacar adelante trabajo y familia.

Cuando dejen de escucharse niños en las calles y el sistema de pensiones se desplome, a lo mejor se lo toman en serio y desarrollan políticas de conciliación reales y efectivas, y otras de protección y ayuda a la maternidad. Pero quizá sea tarde…

¿Qué ha supuesto la llegada del Covid-19 para vuestra comunidad?

Curiosamente nuestro primer encuentro físico tuvo lugar unos meses antes de que nos confinaran. Organizamos un evento muy emocionante y divertido, lo que nos dejó con ganas de volver a vernos. Imagínate, 10 años de convivencia on line, y de repente nos encontramos físicamente… Esto generó más ganas de contacto, pero lamentablemente no hemos podido volver a juntarnos, aunque sí que ha surgido un espacio donde charlar y compartir consejos: El Foro Madres Cabreadas, al que os invitamos a uniros si queréis pasar un rato distendido aprendiendo y aportando.

¿Qué objetivos os habéis planteado desde ‘Madres Cabreadas’ a medio/largo plazo?

Llegar a más familias y ayudar a más madres trabajadoras, emprendedoras a compatibilizar su familia y trabajo, sostenernos unas mujeres a otras y unas familias a otras.