Invierno demográfico y talento sénior

La población mundial está envejeciendo, y más concretamente en España, donde en el año 2033 habrá 12,4 millones de personas mayores de 64 años. La longevidad de la población (somos el segundo país del mundo más longevo, solo por detrás de Japón) es una buena noticia porque es reflejo del bienestar poblacional, la buena asistencia sanitaria y en general, el estado de derecho que disfrutamos. Sin embargo, la baja natalidad sí que es un problema de hace varias décadas. Nuestra tasa de fecundidad se sitúa en 1,19 hijos por mujer, cuando la tasa de reemplazo generacional es de 2,1, y nuestra longevidad llega a los 83 años. Este escenario nos plantea una serie de retos a nivel social, económico y laboral que debemos abordar ahora.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2033 la esperanza de vida se incrementará hasta los 82,9 años en el caso de los hombres y los 87,7 años para las mujeres, y en 15 años habrá 12,4 millones de personas en España mayores de 64 años. Esto representa el 25,2% de la población.

Con estos datos en la mano parece claro el apoyo indiscutible por el talento senior, pero la realidad es que 4 de cada 10 personas paradas en España tienen más de 45 años. ¿Por qué se desestima este talento? Se trata de prejuicios relacionados con:

  • Desactualización en nuevas tecnologías
  • Negación en reciclarse
  • Poca motivación en aprender
  • Poca disciplina de equipo

Sin embargo, si solo nos centramos en esta visión negativa de la población silver, obviamos otras características positivas como son la experiencia, el networking y contactos, menos cargas familiares o actitudes más reflexivas. Pero, sobre todo, tenemos que centrarnos no solo en elementos positivos de los seniors sino que, objetivamente, no podemos permitirnos prescindir de un tercio de la población que puede trabajar.

El talento senior es una realidad y una oportunidad para las organizaciones. Las mejores lo tienen claro: cada vez son más las entidades que apuestan por la gestión de estas personas que pongan en valor todo su potencial y sobre todo, no discriminen por razón de edad. Para ello nace nuestro distintivo mástalentosenior en alianza con EJE&CON y Fundación máshumano, que distingue y reconoce las organizaciones que cuidan de todas sus personas, porque el talento no tiene edad.