Guía sobre teletrabajo para empresas

La semana pasada el Gobierno decretó el estado de alarma en todo el territorio nacional y, entre otras medidas, aconsejó a las empresas apostar por la flexibilidad laboral y el teletrabajo. Algunas compañías, como las entidades efr, llevan la flexibilidad y el teletrabajo en el ADN de su cultura empresarial; pero otras muchas se han visto obligadas a implementar un modelo de trabajo en remoto al que no están acostumbrados y no saben cómo hacerlo de manera eficaz, sin que afecte a su rendimiento y productividad.

Por esta razón, el equipo de Fundación Másfamilia dedica este post al teletrabajo: claves para implementarlo, la importancia de llevar a cabo un piloto, casos de éxito de otras organizaciones… con el objetivo de ofrecer una orientación adecuada a todas aquellas empresas que no sepan muy bien por dónde empezar con esto de la flexibilidad espacial.

¿Qué necesita una empresa para implantar el teletrabajo?

El primer paso que debe dar cualquier organización que quiera apostar por el teletrabajo consiste en llevar a cabo una prueba piloto en un entorno controlado. De esta manera, la entidad podrá medir el alcance, analizar los resultados y planificar acciones de mejora.

Es importante destacar que es fundamental potenciar el uso de un software tecnológico con el que trabajar e impulsar la capacitación tecnológica de todo el equipo. También es necesario crear un modelo de trabajo enfocado a una mayor autogestión a los colaboradores y a ejercer un liderazgo basado en la confianza, de lo que hablaremos a continuación.

Claves para implantar el teletrabajo

Cómo hemos explicado anteriormente, cualquier proceso de flexibilidad organizativa exige una cultura empresarial que lo sustente y que sea capaz de proporcionar un contexto y un marco para su gestión, asimilación, implementación y consolidación.

El que nuestra productividad y competitividad no se vea afectada negativamente dependen sobre todo de la cultura organizativa, pero también de otro tipo de factores como son:

  • Confianza. Es necesario que exista un buen nivel de confianza entre empleado y empleador. Nuestra experiencia, a través del Certificado efr, nos dice que sin una confianza mínima entre estos dos actores, la flexibilidad y la apuesta por el teletrabajo estará abocada al fracaso.
  • Liderazgo ejemplarizante y estilos de dirección. La implementación e incluso el propio éxito del modelo dependerá, en gran parte, del tipo de liderazgo que se ejerza desde el Comité de Dirección. Este órgano tiene que asumir el mismo tipo de cambio y transformación que el resto de la compañía.
  • Planificación. Según la experiencia de las entidades efr que han apostado por el teletrabajo, todas aquellas organizaciones cuyos pilares se basan en una cultura de planificación tienen más posibilidades de implantar de manera exitosa programas de flexibilidad.
  • Comunicación interna. La comunicación interna debe experimentar un cambio hacia lo digital, es decir, debe sufrir un verdadero proceso de transformación con el objetivo de fortalecer los vínculos de los trabajadores a distancia para mejorar así la productividad y un estado de ánimo positivo y proactivo.
  • Orientación al logro. Es necesario que la empresa y su plantilla cuente con herramientas como los feedback, la definición de objetivos, el alineamiento personal o el corporativo. La realidad muestra que las entidades que apuestan por el teletrabajo y la flexibilidad espacial y temporal suelen contar con toda una serie de herramientas como las que acabamos de mencionar.

Casos de éxito

Antes de que se produjese la crisis del Covid19, muchas empresas ya apostaban por el teletrabajo, especialmente las entidades efr. Todas ellas experimentado beneficios como el aumento de su productividad, una reducción de gastos, una mayor flexibilidad de horarios, una disminución del estrés de su plantilla y sobre todo, una mejora de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Aigües de Barcelona

Aigües de Barcelona, con más de 150 años de historia, consiguió impulsar un cambio organizacional y creó nueva cultura basada en la flexibilidad y en el teletrabajo. Este cambio se inició con una prueba piloto que puso el foco de atención en varios departamentos de la compañía. Los resultados han sido muy positivos y han conseguido mejorar en un 26% el equilibrio entre la vida laboral y personal de los colaboradores.

Admiral Seguros

Admiral Seguros decidió apostar por el teletrabajo por la flexibilidad, según afirmó Isabel Arribas, Head of Employee Experience en una entrevista. Aunque reconoce que el inicio fue un poco complejo por el factor cultural, ahora muestran que esa decisión ha repercutido de manera positiva tanto en la empresa como en el bienestar de sus empleados.

AXA Seguros

Axa Seguros, ha sido una entidad pionera en el sector en implantar oficinas tecnológicas. Fue en 2013 cuando tomó la decisión de empezar a trabajar en un plan de implementación de la que sería la medida de conciliación mejor valorada por sus colaboradores: el teletrabajo. Esta modalidad ha sido tan bien recibida y ha tenido tanto éxito, que ha pasado a estar recogido y regulado en el Convenio Colectivo AXA.

Si aún te ha quedado alguna pregunta, puedes descargarte la segunda edición del Libro Blanco del Teletrabajo o contactar con el equipo de la fundación, que estará encantado de ayudarte.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar