El debate de la pirámide poblacional

Las familias españolas necesitan conciliar. No es solamente una demanda social generalizada, sino que es necesario para el futuro de toda la población. La falta de tiempo en el día a día y las pocas ayudas en materia de conciliación laboral-familiar influyen directamente en la toma de decisiones de los padres. De hecho, cada vez se retrasa más la edad de tener un niño y el número de hijos se reduce drásticamente.

En España, los indicadores demuestran un cambio sustancial en la pirámide de población en los últimos cuarenta años. Cada vez se torna más inestable al tener una base que se estrecha año a año. El envejecimiento de la población no es nada baladí, ya que pone en juego el pago de las pensiones, el de los gastos sanitarios y el de la dependencia. Sin tener en cuenta el futuro social de nuestro país, con una sociedad cada vez más envejecida.

Según el Instituto Nacional de Estadística, nuestro país cuenta con una de las tasas de fecundidad más bajas de Europa: 1,32 hijos. Mientras que la media se sitúa en un 1,57 y es necesario alcanzar el 2,1 hijos para asegurar el reemplazo generacional. Además, las madres españolas tienen su primer hijo a los 30,6 años. Si comparamos el número de nacimientos entre 2008 y 2016, este ha caído un 19,4%, a lo que se suma que el número de mujeres en edad fértil (entre 15 y 49 años) no ha dejado de bajar en los últimos años.

Unas cifras que no son nada favorables si tenemos en cuenta que España registró más muertes que nacimientos el año pasado, y que la natalidad por parte de inmigrantes, tras varios años de impacto favorable, entró también en índices negativos. Si tenemos en cuenta las personas que han tenido que emigrar y el descenso de la población, nos encontramos con que el porcentaje de personas mayores de 65 años ya suponen el 19% de la población. Una cifra que está en constante aumento.

Con estos datos, ahora más que nunca es fundamental que las empresas se conciencien e implanten medidas de conciliación que favorezcan no solo la vida de sus empleados, sino también las posibilidades de adelantar y aumentar el número de hijos. Medidas efr como la creación de guarderías en los centros de trabajo, flexibilización de horarios o ayudas económicas durante los primeros meses de maternidad/paternidad son algunos ejemplos que las empresas efr ya están poniendo en marcha.

¿Quieres saber más? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar