Conciliación y RSE en la empresa

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) cada vez está más presente en la realidad de las empresas, pero aún sigue siendo la gran desconocida. La RSE es un aspecto relativamente moderno porque no fue hasta la década de los 70 cuando aparece en Estados Unidos el concepto de ‘responsabilidad social’. Al reconocerse la responsabilidad de las empresas en algunos ámbitos más allá de la producción de bienes y servicios, se entendió que las organizaciones tenían un compromiso con la sociedad.

Uno de los principales problemas de la RSE es que constituye un concepto un tanto complejo para los ciudadanos y por ello, desde Fundación Másfamilia queremos acercar el concepto de RSE a la sociedad a través de este post.  

Desde nuestra experiencia en gestión de la conciliación, entendemos la RSE como el compromiso voluntario por parte de las compañías que asumen al ser miembros de una comunidad, en este caso, la propia sociedad de la que formamos parte. Este compromiso conlleva un claro objetivo: causar un impacto beneficioso a través de las prácticas empresariales en la sociedad.

RSE y la empresa

Michael Porter, conferenciante y profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, decía que “cada empresa tiene que identificar las áreas de acción prioritarias en su contexto competitivo. El criterio para decidir en qué ámbito de la RSE va a actuar cada empresa no puede ser la justicia de la causa, porque ninguna empresa tiene la capacidad ni los medios para hacer suyas todas las causas justas. Así pues, deberá optar por aquéllas que presenten una mayor oportunidad de creación de valor compartido.”

Y sobre ello habla nuestro director, Roberto Martínez, en CompromisoRSE: “la consideración de que la RSE no presenta unos límites bien definidos por lo que la selección de criterios para decidir qué es y qué no es, o qué es mejor y más necesario no es estandarizable”. Por ello, es necesario recalcar que cada organización, antes de definir su estrategia corporativa, debe tomar la decisión sobre qué es para ellos la RSE en base a sus objetivos, expectativas y necesidades.

Antes mencionábamos que la RSE se enfrenta a un problema de entendimiento por parte de la ciudadanía, pero no es solo eso. En muchas ocasiones, dentro del ámbito empresarial, se relaciona la RSE con las grandes empresas y es un grave error. La RSE es tarea de pequeñas, medianas y grandes empresas y así lo demuestran las entidades efr.

Nos encontramos en un momento en el que ahora más que nunca es necesario que las empresas enfoquen su estrategia de RSE hacia el bienestar de sus colaboradores. ¿Cómo? A través de la conciliación.

La irrupción del Covid-19 ha destapado que el equilibrio de la vida personal, familiar y laboral sigue constituyendo todo un reto y las empresas, en colaboración con la administración pública, debe trabajar para convertir ese obstáculo en una oportunidad. Cada vez son más las entidades que deciden apostar por estrategias de conciliación real de sus empleados a través de medidas como, por ejemplo, de flexibilidad espacial y temporal.

Certificado efr y RSE

Si ponemos el foco de atención en la conciliación, es importante destacar que gestionar este aspecto supone una importante maximización del valor añadido de la empresa u organización porque el impacto sobre los colaboradores repercute directamente en el negocio incrementando el valor global fundamentalmente en términos de talento. Además, no debemos olvidar que la conciliación impacta tanto en los primeros círculos concéntricos dotando de la máxima coherencia a la RSE

Gestionar la conciliación en tu empresa u organización a través de una herramienta como es el Certificado efr, supone poner el foco de atención en la responsabilidad social de la compañía. ¿Por qué? Porque el modelo efr se encuentra muy unido a la estrategia de RSE y genera un importante valor compartido empleador y empleador que produce beneficios e beneficio positivo a la sociedad en su conjunto.

Trabajar la responsabilidad social empresarial a través de esta herramienta influye de manera positiva en la competitividad de las compañías porque mejora la reputación corporativa; mejora los resultados; contribuye a la consecución de los objetivos perseguidos; mejora el clima laboral y el compromiso entre empleado y empleador y contribuye a la retención y atracción del talento.

¿Tu empresa quiere trabajar en su RSE a través del Certificado efr en gestión de la conciliación? El equipo de Fundación Másfamilia estará encantado de ayudarte. ¡Solo tienes que contactar con ellos!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar