25N: entidades efr contra la violencia de género

Hoy 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. Fue en el año 1999 cuando la ONU decidió que cada #25N se organizase una jornada de reivindicación contra esta lacra e invitó a múltiples actores a realizar actividades dirigidas a sensibilizar sobre el problema y a exigir políticas en todos los países para su erradicación. ​

Las empresas españolas están cada vez más sensibilizadas con el problema que supone la violencia de género en nuestro país y es que el año pasado fueron asesinadas 47 mujeres y en lo que llevamos de año, han acabado con la vida de 51 mujeres. Por esta razón, esta semana hablamos en nuestro blog de conciliación sobre la violencia de género en la empresa.

¿Qué dice la legislación española?

Desde Sincro Business SolutionEstela Martín, responsable de Comunicación Corporativa, nos arroja un poco de luz. Por un lado, el Estatuto de los Trabajadores hace dos menciones respecto a esta cuestión. La primera de ellas la encontramos en el artículo 37.8 que afirma que “los trabajadores que tengan la consideración de víctimas de violencia de género o de víctimas del terrorismo tendrán derecho, para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, a la reducción de la jornada de trabajo con disminución proporcional del salario o a la reordenación del tiempo de trabajo, a través de la adaptación del horario, de la aplicación del horario flexible o de otras formas de ordenación del tiempo de trabajo que se utilicen en la empresa”.

La segunda mención la encontramos en el artículo 40.4 que determina que “Los trabajadores que tengan la consideración de víctimas de violencia de género o de víctimas del terrorismo que se vean obligados a abandonar el puesto de trabajo en la localidad donde venían prestando sus servicios, para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, tendrán derecho preferente a ocupar otro puesto de trabajo, del mismo grupo profesional o categoría equivalente, que la empresa tenga vacante en cualquier otro de sus centros de trabajo”.

Por otro lado, en el artículo 21 de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, se establecen una serie de derechos laborales dentro de las Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género:

1. La trabajadora víctima de violencia de género tendrá derecho, en los términos previstos en el Estatuto de los Trabajadores, a la reducción o a la reordenación de su tiempo de trabajo, a la movilidad geográfica, al cambio de centro de trabajo, a la suspensión de la relación laboral con reserva de puesto de trabajo y a la extinción del contrato de trabajo.

2. En los términos previstos en la Ley General de la Seguridad Social, la suspensión y la extinción del contrato de trabajo previstas en el apartado anterior darán lugar a situación legal de desempleo. El tiempo de suspensión se considerará como período de cotización efectiva a efectos de las prestaciones de Seguridad Social y de desempleo.

3. Las empresas que formalicen contratos de interinidad para sustituir a trabajadoras víctimas de violencia de género que hayan suspendido su contrato de trabajo o ejercitado su derecho a la movilidad geográfica o al cambio de centro de trabajo, tendrán derecho a una bonificación del 100 por 100 de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes, durante todo el período de suspensión de la trabajadora sustituida o durante seis meses en los supuestos de movilidad geográfica o cambio de centro de trabajo. Cuando se produzca la reincorporación, ésta se realizará en las mismas condiciones existentes en el momento de la suspensión del contrato de trabajo.

4. Las ausencias o faltas de puntualidad al trabajo motivadas por la situación física o psicológica derivada de la violencia de género se considerarán justificadas, cuando así lo determinen los servicios sociales de atención o servicios de salud, según proceda, sin perjuicio de que dichas ausencias sean comunicadas por la trabajadora a la empresa a la mayor brevedad.

5. A las trabajadoras por cuenta propia víctimas de violencia de género que cesen en su actividad para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, se les suspenderá la obligación de cotización durante un período de seis meses, que les serán considerados como de cotización efectiva a efectos de las prestaciones de Seguridad Social. Asimismo, su situación será considerada como asimilada al alta.

Por último, según lo establecido en el artículo 2.4 de la Ley 43/2006 de 29 de diciembre, para la mejora del crecimiento y del empleo, se otorgarán bonificaciones para las empresas que  contratan a víctimas de la violencia de género.

Empresas efr comprometidas

Las empresas efr están comprometidas con la lucha contra la violencia de género. Todas estas organizaciones cumplen con la legislación vigente y, además,  disponen de una serie de medidas de conciliación como excedencias especiales, ayudas económicas o flexibilidad para casos en los que se detecte un caso de violencia de género entre sus colaboradors.

En el post de hoy, analizamos dos casos de entidades efr, que se comprometieron para ir más allá en lo que se refiere a la lucha contra la violencia de género. Hablamos de Consum y Mutua Madrileña:

     Consum

En aplicación de la Ley Orgánica 1/2004 del 28 de diciembre, Consum ha desarrollado una serie de medidas destinadas a mujeres víctimas de violencia de género para garantizar los derechos en el ámbito laboral, conciliando los requisitos de trabajo con las circunstancias personales.

Fuera de lo que establece la legislación vigente, Consum plantea una ayuda económica para trabajadoras víctimas de violencia de género. Se trata de una paga mensual, cuyo importe se adapta en función de la gravedad de cada situación. El objetivo de esta medida planteada por Consum consiste en apoyar a las mujeres víctimas de violencia de género ayudando a dar cobertura a las necesidades económicas derivadas de esta situación. Podrán acogerse a esa medida todas las trabajadoras socias o fijas de la Cooperativa que acrediten su condición de víctimas de violencia de género, aunque también recibirán el mismo tratamiento los trabajadores socios o fijos que sufran violencia por parte de sus parejas.

     Mutua Madrileña

El pasado año, Mutua Madrileña puso en marcha la iniciativa ‘Escuela Mutua’, con el objetivo de formar y emplear como operadores de contact center a mujeres víctimas de violencia de género y otras personas en situación de vulnerabilidad. Tras finalizar el curso, los participantes que superan con éxito la formación se incorporan a trabajar de forma normalizada en las empresas de Grupo Mutua. Además, las participantes en la iniciativa cuentan con un seguimiento individual durante seis meses para ofrecerles el apoyo necesario y potenciar el éxito de su inserción laboral.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar